viernes, mayo 11, 2007

Yeslanis

Hay quienes dicen que las mujeres son el sexo débil, esos no conocen a Yeslanis. Esa mulata mide casi dos metros de alto y los dos metros son casi que tetas y piernas na'mas. Yo no soy un tipo bajito pero cuando me paraba frente a Yeslanis me podía poner las tetas a descansar en la cabeza muerta de risa. Yeslanis y yo fuimos compañeros de escuela, y por una razón u otra no nos mezclamos íntimamente pero si forjamos una amistad entrañable. Andábamos juntos por todo el pueblo desde que eramos chamacos, y aun cuando empezamos a notar los sexos opuestos seguimos como amigos, aunque como es natural nos separamos un poco.

Los dos fuimos a parar a la lenin y a allí fue cuando el tamañón de Yeslanis atrajo la atención del movimiento deportivo. Le hicieron un montón de pruebas, especialmente para el voleibol. Pero resulta que con todo su tamaño Yeslanis era grande por gusto, aunque yo me imagino que eran sus enormes tetas que la desequilibraban un poco. Por una razón o por otra no la llegaron a mandar a "Manuel Fajardo", y como Yeslanis no era ningún filtro tampoco llegó a ir a la universidad. Pero lo que fue un obstáculo para su desarrollo físico e intelectual fue una providencia en otros aspectos.

Yeslanis se mudó para labana, y allí pudo llegar a destacarse en el mundo artístico como bailarina en varios espectáculos musicales. Llegué a verla varias veces, y tengo que decir que aunque nunca fuimos íntimos cuando esa mulata salia al escenario, casi que desnuda, con sus largas piernas y durísimas tetas girando pa'ca y pa'lla, pa'que decir nada, decidí que la resolución de no explorar otros aspectos de nuestra amistad fue un error.

Sus grandes tetas y larguísimas piernas atrajeron la atención de muchos, pero en particular de un cierto político mejicano que entre una cosa y otra terminó casándose con ella, y hace un par de años la sacó del país y ahora Yeslanis esta viviendo en el Distrito Federal trabajando como fabrica de chamacos. Ya va por dos niñas paridas, y según me contó la ultima vez que hablamos, las dos tienen el pelo, los ojos y la tez de su padre, pero el cuerpo de su madre. Así que váyanse preparando, en unos 15 años el mundo va a tener que enfrentarse a dos cubanitas que si salen como su madre, van a conquistar a México, por el corazón o por los huevos.

1 comentario:

Alberto dijo...

¡Otra gran exportación cubana!
Me pregunto si no aparecerá en los datos del gobierno.
A ver si antes las cubanas se andaban casando con todo viejo cagalitroso u otro que no encontraba mujer en su propio país y venían a Cuba a ese propósito.