lunes, abril 30, 2007

Alánimo, Alánimo, la fuente se rompió

En la sede de albita, con perdones para Albita, los dignatarios conocidos como los "Sospechosos
Habituales" celebraron su comunidad intelectual con un baile típico de la zona. El baile le salió de lo mas lindo, hasta que llegó el coro de:

"Urí, urí, urá,
la reina va a pasar
los de alante corren mucho
y los de atrás se quedaran."

En ese momento lage el cubiche, indicó que raúl no había podido asistir a la cumbre, así que la reina no podía pasar por ningún lado. Se formó una confusión por ese incidente, que solo empeoró cuando llegó el próximo coro de:

"Alánimo, Alánimo,
como se hace el dinero,
Alánimo, Alánimo,
con cascara de huevo"

En ese momento lage nuevamente formó jodienda cuando empezó a tratar de formular cuantas raciones de huevo por libreta equivalen a un chavito (CUC). Entre tanta matemática la danza se jodió, marcando un fin muy apropiado para la cumbre.

2 comentarios:

Puri dijo...

A proposito del post anterior: Gracias por la aclaración. Y ahí os mando un texto que aclara de donde viene esa frase. La encontré por casualidad. Seguro que ya lo sabeis, pero siempre está bien recordar y en mi caso aprender. Un saludo.


La frase "la hora de los mameyes" se la debemos a los ingleses. Se dijo por primera vez cuando a Inglaterra se le ocurrió la idea de enviar, bajo el mando del almirante George Pockock y del Conde de Albemarle George Keppel, nada menos que 53 buques de guerra y unos 22 mil hombres para tomar militarmente La Habana,
Claro está que los criollos del siglo XVIII no la decían con el significado que tomó posteriormente y con el cual ha llegado hasta nosotros. "La hora de los mameyes" se refería entonces, por el color de las chaquetas militares, a la llegada de los soldados ingleses a tierras cubanas. Hoy, ya apagado el cañoneo, viene significando algo así como "la hora de la verdad", el momento de tomar decisiones serias.

Anónimo dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJJJJJJAJAJAJAJAJAJA
JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAAJAJA
JAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA.

Te la comiste Güinero. Me he reido como nunca.