martes, octubre 10, 2006

Si no es mal de ojo, no se que carajo es.

Hay quien dice que Colon le echo mal de ojo a la isla cuando declaro "esta es la tierra mas hermosa...", etc, etc. Yo no creo que sea asi, la tierra del caiman sigue tan bella como siempre. Lo que si estamos salao' somos los habitantes del caiman.

Hoy se cumplen 138 años del Grito de Yara, y de la Declaracion de Independencia firmada por Carlos Manuel de Cespedes. Leer ese documento es deprimente, miren este parrafito y diganme sino es tan apropriado hoy como ayer, como hace 50, 100, 200, o 500 años.

"...los cubanos no pueden hablar, no pueden escribir, no pueden siquiera pensar y recibir con agasajo a los huéspedes que sus hermanos de otros pueblos les envían. Innumerables han sido las veces que España (o quien la oprima en estos momentos) ha ofrecido respetarle sus derechos, pero hasta ahora no ha visto el cumplimiento de sus palabra, a menos que por tal no se tenga la mofa de asomarle un vestigio de representación, para disimular el impuesto único en el hombre, y tan crecido, que arruina nuestras propiedades al abrigo de todas las demás cargas que le acompañan."

Los pobres caimaneros hemos estados cargando con este ñeque por 500 años, desde que los españoles acabaron con los indios, hasta cuando Weyler acabo con los cubanos. Desde la opresion de España, hasta el paternalismo opresivo de los EEUU. Desde la mano pesada de Diego Velazquez, hasta la cagazon de la momia y sus secuaces.

Ache pa'ti cubano, ache pa'ti. No hay gallo fino suficiente para el despojo que hace falta para sacar este chino de encima.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

ESTOY segura que con la muerte del Coma, se hara una limpia en la isla, que junto con el se ira todos los mal de ojos de esos 500 aÑos...seguro, que mi Cuba se transformara en "EL PARAISO EN LA TIERRA"...Juegatelo al canelo!

El Güinero dijo...

Oye niña, ojala que asi sea. Por si acaso yo le pongo una velita a San Pedro y le tiro unos caramelitos a Elegua.

Muela dijo...

Estamos "cagao de aura" como bien decia mi mamá ...,